Constituidas cuatro nuevas Juntas Gestoras en Ucero y Osona, en Soria

Fecha24/08/2013

Fotografía de Constituidas cuatro nuevas Juntas Gestoras en Ucero y Osona, en Soria

A lo largo de este mes de agosto se han constituido cuatro nuevas Juntas Gestoras de montes de socios en la provincia de Soria. Así, el jueves 22 de agosto, se constituyeron tres Juntas Gestoras en Ucero, para los montes “Alto de los Enebros”, “La Sierra” y “Las Hoyas, Lentejar y otros”. El viernes 23 quedó conformada la Junta Gestora del monte “Los Álamos, Jubera, Barrancones, Llano de Valchiví y el Juncar” ubicado en Osona.
    Con este paso los copropietarios de dichos montes retoman la gestión y administración del patrimonio que adquirieron sus antepasados en la segunda mitad del siglo diecinueve.
    En el caso de Osona, el monte  “Los Álamos, Jubera, Barrancones, Llano de Valchiví y el Juncar” tiene su origen como monte de socios en la desamortización cuando, en 1867, el Estado la sacó a subasta. Tras diversas reuniones entre varios vecinos de Osona previas a los remates se nombraron dos comisiones de dos vecinos cada una; una iría a la subasta de Almazán y otra a la que simultáneamente se celebraría en Soria. Ninguna de las dos comisiones logró su objetivo, pues el adjudicatario fue finalmente un vecino de Soria conocido subastero de este periodo. En febrero de 1867 hizo pago del primer plazo, y tras llegar a un acuerdo con los interesados del pueblo, cedió la finca a tres vecinos de Osona que actuaban en representación del resto. Finalmente la escritura se realizó a nombre de ellos aunque en años sucesivos hay resguardos y listados de las derramas que hacían gran parte de vecinos (normalmente los ganaderos) para hacer frente a los correspondientes plazos en los que se graduaron los pagos. Hoy la finca pertenece a unas 250 personas.
    En Ucero, los tres montes para los que ayer se constituyó Junta Gestora, pertenecían en origen a los propios de la localidad y fueron subastados de acuerdo con las leyes desamortizadoras hace más de 140 años. Entonces varios grupos de vecinos los adquirieron, con enorme esfuerzo, para mantener en sus manos el monte que hasta entonces les había dado de comer. En el año 2004, la Asociación Forestal de Soria inició un trabajo de recopilación documental de gran complejidad que ahora, por fin, y tras un enorme esfuerzo ha concluido retomando los copropietarios la capacidad de gestión.