La Xunta de Galicia crea la figura de las Sociedades de Fomento Forestal

La Xunta de Galicia crea la figura de las Sociedades de Fomento Forestal para frenar el abandono del monte gallego y mejorar la gestión sostenible

El Diario Oficial de Galicia del miércoles 23 de marzo ha publicado el decreto por el que se regula el fomento de las agrupaciones de propietarios forestales, los requisitos y calificación de las sociedades de fomento forestal (SOFOR) y la creación de un registro.
La medida confiere personalidad jurídica a la figura de las Sociedades de Fomento Forestal, que tienen como principal objetivo conseguir una gestión más sostenible y rentable del monte. La norma surge para atender una situación derivada de la estructura de la propiedad y la organización del monte de Galicia, caracterizado por una excesiva fragmentación de la propiedad. Parte de la idea de que una adecuada gestión del monte sólo se puede alcanzar si se logra una explotación económicamente rentable, y que para alcanzar esa viabilidad es fundamental disponer de una superficie mínima adecuada.

Las SOFOR serán sociedades de responsabilidad limitada que agruparán a propietarios de terrenos forestales que, voluntariamente, quieran ceder los derechos de uso y los aprovechamientos forestales para que se puedan gestionar, explotar y comercializar de forma conjunta. La norma también prevé que puedan formar parte de la SOFOR socios capitalistas, sin superar el 49 por ciento de las participaciones.

El decreto crea también el Registro de las Sociedades de Fomento Forestal, regulando el proceso de inscripción, los deberes de las sociedades respecto al mismo, la expedición de certificaciones, etc.

Por último, la norma de la Consellería del Medio Rural también regula los incentivos y ayudas que podrán ser aplicables a las Sociedades.

El decreto tiene entre sus finalidades, según la Xunta, fomentar la gestión conjunta de los aprovechamientos forestales; otorgar un mayor protagonismo a las personas silvicultoras, permitiéndoles alcanzar una rentabilidad de sus propiedades forestales; y posibilitar la aplicación de instrumentos de gestión forestal sostenible. El objetivo último es reducir el nivel de abandono de los montes y disminuir el riesgo de incendios forestales.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo